jueves, 30 de agosto de 2012

APARICIONES Y DEVOCIONES MARIANAS


APARICIONES, DEVOCIONES E IMÁGENES DE LA VIRGEN MARIA

COMO DISCERNIR LA AUTENTICIDAD DE LAS APARICIONES

Las apariciones de la Virgen se multiplican. ¿Es Ella? ¿Qué quiere decirnos?  Muchos se lo preguntan y buscan una contestación. Otros rehúyen la cuestión porque tienen ya una respuesta que no es acertada y dicen que se trata de «un fenómeno psicosociológico o más aún, patológico», eso no es cierto. Cuando se trata de niños que dicen tener visiones,  afirman que se trata de alucinaciones. Otros afirman que apariciones de la virgen no hay y que por lo tanto son presunciones de un orante que le pareció verla y que le dijo algo.

Otros, cuando es ella la que habla, le hacen  decir tantas cosas, hasta caer en el absurdo como por ejemplo: que su hijo Jesús está sufriendo mucho por los pecados de la humanidad…o esta otra que el Padre eterno llora al ver que su hijo  aún no es comprendido… aun mas, se atreven a poner a rezar el rosario a la virgen María como si ella se estuviera orando así misma

El Señor tiene muchas cosas todavía que decirnos, lo dijo antes de este mundo al Padre: "Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga Él, el Espíritu de la Verdad, os guiará hasta la verdad completa..." (Jn 16, 12-14). El Espíritu Santo sigue hablando en la Iglesia desde el mismo momento que la llenó con su presencia a los apóstoles y a la Iglesia e inspiró al hagiógrafo sobre lo que tenía que escribir,  sobre lo que dijo Jesús, su evangelio. 

Es el Espíritu Santo quien nos dice que “hay también muchas otras cosas que Jesús hizo, que si se escribieran en detalle, pienso que ni aun el mundo mismo podría contener los libros que se escribirían.” (Jn. 21,25). Así que el Espíritu Santo ha explicitado por el Magisterio de la Iglesia ejercido por el Papa y los Obispos, la verdad completa paso a paso, de ahí que la Iglesia sea indefectible. Son muchas las cosas que el Espíritu Santo ha inspirado a la Iglesia durante estos dos mil doce años y que por la gracia de Dios se mantienen  vivas para la gloria de Dios.

No es que el Espíritu de la Verdad haga nuevas revelaciones ajenas totalmente al depósito de nuestra Fe, porque ya en la misma despedida reseñada en San Juan se dice que el Espíritu Santo no hablará por su cuenta, "porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros".

Tenga en cuenta que el Espíritu Santo suscita las revelaciones privadas para decirnos desde la palabra de Dios algo que va en favor de la persona o de la comunidad. No le inspirará nada distinto de la recta fe o de las buenas costumbres y si es una visión sobre la Virgen María, le hablará de Dios Padre, de su Hijo y del Espíritu Santo sin entrar en sutilezas  ni mucho menos en lo que se pudiera llamar “terrorismo espiritual” donde se hacen referencias a grandes sufrimientos para la humanidad, olvidando que ya Uno –Cristo-  murió y sufrió por todos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         El discernimiento que hace la Iglesia está  orientado totalmente  a cinco factores que en sí son determinantes:

1.- Información suficiente: requerimientos de personas, lugar y fechas. El lugar es muy importante, porque eso de pretender ver apariciones de la virgen en asientos de ollas quemadas o en pocillos con residuos de chocolate o cualquier sustancia, no es información correcta.

2.- Ortodoxia: Es decir, que las apariciones estén  conformes con la fe y las costumbres porque un error basta para descartar la autenticidad. «Todo reino dividido contra sí mismo será desolado» (Mt 12, 25; Mc 3, 24). Entran aquí todas esas pseudo iluminaciones que han llevado a iluminados y sus seguidores al rechazo de la fe original proponiendo otras creencias distintas y sin fundamento alguno en la Palabra de Dios.

3.- Transparencia: Quien tiene visiones del cielo se edifica así mismo, ya lo dijo el mismo San Pablo refiriéndose a quienes hablaban lenguas «Quien habla lenguas, se edifica a sí mismo» (1 Cor 14, 4). Si el vidente es una persona desviada del buen camino o un pecador y permanece en su pecado, eso no es transparente. Si el vidente, por el contrario, se santifica por las apariciones, como en el caso de Santa Bernadette o de Santa Catalina Labouré, esta santidad aporta un argumento de gran valor.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                     4.- La investigación del vidente en sus dos niveles: 1. los videntes por sí mismos, 2. el testimonio de su vida. ¿Quién es el vidente? En 1949 Bruno Cornacciola  había tenido, desde el 12 de abril de 1947, varias apariciones de la Virgen, que le había disuadido de asesinar al Papa Pío XII, a cuyos pies arrojó su arma, arrepentido, el día 8 de diciembre de 1949, murió poco después totalmente convertido.

5.- Hay  signos  serios de la presencia de Dios allí: curaciones, conversiones y  otros signos del Cielo. Tenga en cuenta que las apariciones han estimulado la búsqueda de Dios y la vida interior de las personas videntes y de los peregrinos; al igual que la apertura y obediencia a la Iglesia, la solidaridad y la entrega fraterna.

Una aparición de la Virgen María Hoy, no manda a construir templos materiales, sino templos vivos. ¡Vosotros sois esos templos! Restaurad los templos sagrados del Señor. Es en vosotros en quienes el Señor tiene todas sus complacencias refiriéndose también a los sacerdotes ellos son mis «hijos predilectos». Esto se  lo decía la Virgen María a Myrna y a Nicolás su esposo el 27 de Febrero de 1977 en Grouchevo (Ucrania).

COMO DEBE SER LA DEVOCION MARIANA:

El Catecismo de la Iglesia Católica publicado por Su Santidad Juan Pablo II, en 1992, afirma que, sin lugar a dudas, la relación con María, es un elemento importante de nuestra fe cristiana. Pero, ¿qué características fundamentales debe tener la devoción a María para que sea auténtica?

La respuesta nos la da el Concilio Vaticano II en su Constitución Dogmática Sobre la Iglesia (N. 66-67), cuando señala que la devoción a María tiene que ser cristocéntrica, es decir, tiene que tener a Cristo como centro, como eje, porque él es el fundamento de nuestra fe; y la confirma el Papa Pablo VI en su Exhortación Apostólica sobre el Culto a María, que asegura que la finalidad última de todo culto a María tiene que ser la gloria de Dios y la cristianización de la vida.

Esto quiere decir expresamente, que la verdadera devoción a María, el verdadero amor a María y un sincero amor a ella sebe desembocar en un inmenso amosr a Dios, por lo tanto:

1.     No se debe fundamentarse en hechos extraordinarios como apariciones y milagros.
2.     No debe ser mágica o supersticiosa;
3.     Tiene que basarse en el Evangelio, en la imagen de María que nos muestran los Evangelios, enriquecida con la Tradición de la Iglesia y el Magisterio;
4.     Debe ir acompañada del cumplimiento de todos los deberes cristianos;
5.     Debe mirar a María como intercesora ante Jesús Dios, que es el único que tiene poder en sí mismo;
6.     Debe ser una devoción que nos lleve a la escucha y al seguimiento total de Jesús;
7.     Debe ser constante, no esporádica ni oportunista;
8.     debe conducirnos a una conversión permanente, a un continuo cambio de vida, para ser cada vez mejores seguidores de Jesús.

La verdadera devoción a María no puede reducirse, de ninguna manera, a prácticas externas, ni perderse en un sentimentalismo superficial, o en una búsqueda de hechos extraordinarios.

Confronta tu realidad: ¿Tu relación con María, cumple estos requisitos? ¿Qué tienes que cambiar?

NUESTRAS DEVOCIONES MARIANAS EN AMERICA LATINA

NUESTRA SEÑORA DE CHIQUINQUIRÁ. COLOMBIA.

Patrona de Colombia, su festividad se celebra el 9 de julio. Cuenta la tradición que entre los primeros conquistadores del Nuevo Reino de Granada, Antonio de Santana, encomendero de los pueblos de Suta y Chiquinquirá, era especialmente devoto de la Virgen del Rosario. Por este motivo construyó en el pueblo de Suta su dormitorio y una pequeña capilla. Un pintor español, llamado Alonso de Narváez pintó con bastante arte, una imagen de la Virgen del Rosario y la acompañó a los lados con las imágenes de San Antonio de Padua y de San Andrés Apóstol.

Desde 1636, cuidan el santuario los Padres Dominicos, primeros misioneros y evangelizadores de Colombia. Pío VIII declaró a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá patrona de Colombia en 1829 concediéndole fiesta litúrgica propia. "La Chinita" como la llama su pueblo, fue coronada canónicamente en 1919 y su santuario declarado Basílica en 1927.


NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN. ARGENTINA.

En 1885 el teniente Cura Jorge María Salvaire fue herido en un viaje por los indios y estuvo al borde de la muerte, en ese momento realizó una promesa a la Santísima Virgen y milagrosamente fue sanado. La promesa del Padre Salvaire fue, «Publicaré tus milagros..., engrandeceré tu Iglesia» En cumplimiento de este voto, publicó en 1885 la "Historia de Nuestra Señora de Luján". y empezó la construcción de la gran basilica.

NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA. BRASIL

Juan Alves, corrió hasta el lugar denominado Itaguassú y habiendo allí lanzado sus instrumentos de pesca, sacó del primer lance entre las mallas de su red una imagen de la Virgen a la que falta la cabeza. Volvió de nuevo a lanzar la red en otra dirección y esta vez logró aprisionar la cabeza de la imagen. Se conoce a su autor, Fray Agustín de Jesús, un monje carioca de Sao Paulo la moldeó hacia el 1650. El día 4 de julio de 1980, el Papa Juan Pablo II visitó el santuario, concediéndole el título de Basílica. Unos días antes, un individuo protestante iconoclasta lanzó al suelo la imagen fraccionándola en muchos pedazos. Quiso así parar el gozo de la celebración que se esperaba pero fue restaurada con especial perfección quedando intacta y con su forma original.

NUESTRA SEÑORA DE CHIQUINQUIRÁ. COLOMBIA.

Patrona de Colombia, su festividad se celebra el 9 de julio. Cuenta la tradición que entre los primeros conquistadores del Nuevo Reino de Grana9 da, Antonio de Santana, encomendero de los pueblos de Suta y Chiquinquirá, era especialmente devoto de la Virgen del Rosario. Por este motivo construyó en el pueblo de Suta su dormitorio y una pequeña capilla. Un pintor español, llamado Alonso de Narváez pintó con bastante arte, una imagen de la Virgen del Rosario y la acompañó a los lados con las imágenes de San Antonio de Padua y de San Andrés Apóstol. Desde 1636, cuidan el santuario los Padres Dominicos, primeros misioneros y evangelizadores de Colombia. Pío IX la declaró a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá patrona de Colombia en 1829 concediéndole fiesta litúrgica propia. "La Chinita" como la llama su pueblo, fue coronada canónicamente en 1919 y su santuario declarado Basílica en 1927.

INMACULADA CONCEPCIÓN. ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

Patrona de los Estados Unidos de América, su festividad se celebra el 8 de diciembre. En 1846 los Obispos de los Estados Unidos de América pidieron a la Santa Sede que la Bendita Virgen María bajo el título de la Inmaculada Concepción se convierta en la Patrona de los Estados Unidos. Así, La Inmaculada Virgen Maria fue Patrona de los Estados Unidos ocho años antes de que se declarara el dogma en 1854 por el Papa Pío IX y doce años antes de que Nuestra Señora se aparezca a Bernadette en Lourdes en febrero de 1858.

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE. MÉXICO.
Patrona de México y Emperatriz de América, su festividad se celebra el 12 de diciembre. Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a clase de catecismo y a la Santa Misa. Al llegar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó que le llamaban de arriba del cerro diciendo: «Juanito, Juan Dieguito». El acató el llamado y la virgen le dio el mandado final, pues antes había fracasado ante el obispo. Juan Diego se puso en camino, ya contento y seguro de salir bien. Al llegar a la presencia del obispo le dijo: «Señor, hice lo que me mandaste hacer: Pedí a la Señora del Cielo una señal. Ella aceptó. Me despachó a la cumbre del cerro, y me mandó cortar allá unas rosas y me dijo que te las trajera. Así lo hago, para que en ellas veas la señal que pides, y cumplas su voluntad. Helas aquí».

VIRGEN DE SALETE                                                              LAS ANTILLAS.
NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN.                                             ARGENTINA.
NUESTRA SEÑORA DE COPACABANA.                                 BOLIVIA
NUESTRA SEÑORA DE APARECIDA.                                                BRASIL
NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DEL CABO.                     CANADÁ.
NUESTRA SEÑORA DE CHIQUINQUIRÁ.                               COLOMBIA.
NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES.                                 COSTA RICA.
NUESTRA SEÑORA DE LA CARIDAD DEL COBRE.                CUBA.
VIRGEN DEL CARMEN.                                                          CHILE.
NUESTRA SEÑORA DEL QUINCHE.                                       ECUADOR.
INMACULADA CONCEPCIÓN.                                                ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.
NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ.                                            EL SALVADOR.
NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO.                                       GUATEMALA.
VIRGEN DE FÁTIMA.                                                              GUYANA Y SURINAM.
NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO.                 HAÍTI.
NUESTRA SEÑORA DE SUYAPA.                                          HONDURAS.
NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE.                                   MÉXICO.
INMACULADA CONCEPCIÓN DE EL VIEJO.                           NICARAGUA.
SANTA MARÍA DE LA ANTIGUA.                                            PANAMÁ.
SANTA MARÍA DE CAACUPÉ.                                                            PARAGUAY.
NUESTRA SEÑORA DE LA EVANGELIZACIÓN.                      PERÚ.
MADRE DE LA DIVINA MISERICORDIA.                                 PUERTO RICO.
NUESTRA SEÑORA DE LA ALTAGRACIA.                              REPÚBLICA DOMINICANA.
NUESTRA SEÑORA DIVINA PASTOR-                                   TRINIDAD Y TOBAGO.
NUESTRA SEÑORA DE LOS TREINTA Y TRES.                    URUGUAY.
NUESTRA SEÑORA DE COROMOTO.                                    VENEZUELA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada